Archivo de la categoría: Sin categoría

De los días de lluvia

Estándar

Mafalda

Los días de lluvia se han hecho para quedarte en casa con un chocolate caliente mirando melancólicamente por la ventana o para salir a la calle con el paraguas más estrambótico y la sonrisa más desafiante a comerte el mundo. Yo soy de esto último. Lee el resto de esta entrada

Del Tabaco y yo.

Estándar

Sara Montiel

Llevo once años sin fumar, sin esa sensación de que nada malo me podía pasar con un pitillo en la mano. Sin sentir que el tiempo se paraba a mis pies cuando por fin me encendía ese cigarro que había esperado un tiempo infinito. Sin creerme la dueña del mundo cuando acostaba a mis hijos, se hacía el silencio en mi casa, me tiraba en el sofá y me encendía el más deseado, que saboreaba como si no hubiera nada mejor en el mundo. Miraba el humo, aspiraba las bocanadas y pensaba: Joder, qué día más largo.
Once años sin ese cigarro de “después” o ese otro cigarro “mientras” (mientras conducía, mientras cocinaba, mientras escribía, mientras tomaba café…)
Sin la tos de tísica al levantarme, y la culpa mientras me ahogaba.
Sin que papá me diga: “Deja ya de fumar coño! Pero qué vicio, y qué feo queda en una mujer! No es femenino, coño!”
Esperar el autobús y saber que llegaría en cuanto me encendiera ese cigarro que tanto deseaba, y encenderlo y renegar: -Ahí está, hoy no llega con retraso el cabrón, no!
Y contar los que me quedaban en una cajetilla para calcular si me llegaban para todo el día o me iba poniendo ya histérica porque estaba todo cerrado, o ir hasta el mismísimo infierno a comprar.  Por cierto, or recomiendo el infierno, además de vender tabaco y otras cochinadas, tienen muy buena música y no dan garrafón. No sé yo si en el paraíso podría beberme un Gintónic en condiciones… Estos católicos nos tienen acojonados.