Archivo de la categoría: De chicas

De los WC públicos (y cosas que hacer en ellos)

Estándar

mujer-wc-as-280x280

Es curioso el contrabando entre chicas en los váteres públicos.
-No hay papel, ¿tú tienes? Pásame un trozo, tía…
-Toma un kleenex, el rollo está vacío.
Y se pasa un pañuelo por debajo de los paneles separadores como la que está pasando hachís de primerísima calidad. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

De la enajenación sexual transitoria

Estándar

mujeres bebiendo-o

¡Una cerveza, tía! ¡Tenemos que quedar para tomarnos una cerveza! bueno, yo sin alcohol
Para estirar de la lengua a Carolina primero tengo que explicarle detalles morbosos de mi vida, aún le cuesta admitir que es una mujer adúltera y necesita empatizar. Lee el resto de esta entrada

De mi carácter matutino (de mierda)

Estándar

Hilda café

Querido diario:
Hoy no me he levantado dando un salto mortal como cantaban los Hombres G. Más bien he salido reptando de la cama con mi sexycamiseta de tirantes convertida en un harapo arrugado que deja escapar una de mis tetas (la derecha), perdiendo todo glamour y dignidad, para ir a la cocina y prepararme un café de esos que no hacen efecto hasta las tres de la tarde.

Lee el resto de esta entrada

De las comidas encima de la cama de un hotel

Estándar
bacanal-romana

Bacanal romana

Cuando salí de trabajar ya lo tenía todo preparado y sólo tuve que conducir unos kilómetros hasta ese hotel donde ya me esperaba adormilado. -Joder, tampoco he tardado tanto! Si quieres me voy y continúas la siesta, eh? Es broma, es broma…-
Lee el resto de esta entrada

De mis mocos (los muy cretinos)

Estándar
mujer-enferma-steen

La mujer enferma Jan Steen

De dónde coño salen tantos mocos? Llevo sin parar de sonarme más de una semana y no tiene pinta de remitir! Joder! Que mi cabeza no es tan grande! Me la imagino rellena de eso pringoso, y descontando lo que ya tengo habitualmente en ella (el cerebro, o la lengua por ejemplo) no da para tantos metros cúbicos o decilitros o como mierda se midan esas viscosidades verdes.
Lee el resto de esta entrada

De mi verano (veranazo)

Estándar

Viajar

Un verano lleno de reguetones, madrugones y revolcones

Si tuviera que poner un título a mi verano sería este.

En Junio no tenía ni idea que al final del verano tendría tantos recuerdos, que incluso tengo material para hacer un trabajo de fin de carrera de Sociología. Lee el resto de esta entrada

De mi noche Romántica venida a menos

Estándar

Taconazos

Un WhatsApp esta mañana a las 11:30 de mi mejor amiga:
“Tía, cuéntamelo todo! Cómo fue? Yo estoy en la playa y tú? En algún hotelito romántico?”
Respuesta: “Durmiendo en mi cama. Luego te cuento”

Pues anoche tuve una cita con él. Lee el resto de esta entrada

Del Zorreo de Carla y Raquel

Estándar
Marilyn Monroe. teléfono

Cuenta, cuenta… Que Carla y Raquel qué?

Estas dos acaban de llegar a mi vida. Hace poco más de seis meses que estoy enganchada a sus historias, incluso mi ángel de la guarda-amiga-confidente se ha puesto un poco celosilla. Que la voy a cambiar por ese par de golfas, dice! Y no la cambio por nadie, a no ser que me llame Carla y me diga:

Lee el resto de esta entrada

Del ritual de la depilación y sus razones (el vino)

Estándar

k-p-wine

Todo empieza con un plan:
● Vamos esta tarde a la playa?
● Te invito a comer. Los dos solos, tu vino favorito, nadie en mi casa…
● Salimos de fiesta, MariCarmen, porfa? Me pondré la minifalda, y tú?
● Dos años de la última citología ya? Joder, joder…

Y me miro las piernas. Si me paso la SilkEpil puede pasar, pero más arriba hay una catástrofe que sólo puede remediar la cera y unas manos expertas.
En realidad a mi ginecóloga le importa tres pitos mis pelos de más, a mi amiga incluso le divierte que le enseñe mis pelajos:
-Mira, ves cómo no me tenía que haber puesto la falda? Si es que me lías…
En la playa si no me muevo demasiado pueden pasar, incluso desapercibidos.
Pero…
Una invitación…
A mi vino favorito…
Y los niños colocados con su madre que vive a diez quilómetros…
Incomunicados…
Se merece la visita al primer sitio que depilen exprés. Que mi vino favorito se lo merece, y aunque después de las tres copas que me beberé (copas de esas grandes que yo utilizo de florero) no me importará si voy depilada o con las bragas de mi abuela (es una expresión, yo no utilizo esas bragas), y después del revolcón me habrá parecido incluso un despilfarro ir a depilarme (porque vaya precios, coño!) y tendré que ir a la playa aunque no me apetezca para rentabilizar el gasto (y así cojo color, que empiezo a hablar sueco)
Voy al sitio ese, tengo varios favoritos (soy algo casquivana, ya me conocéis), me empapo de bodas, romances y funerales de las revistas, acepto un café que me ofrecen (hacer gasto, con lo que cobran…), tuiteo dos chorradas (pero muy graciosas) y me llaman. O sale el número que tengo hecho una bolita en el pantalón del vaquero (me he tenido que poner vaqueros, con estos pelos…).
-Túmbate, ponte estas braguitas y ahora vengo.
Y me deja en bragas (de papel) la muy zorra, tumbada en una camilla en la que no quepo ni de lado (aquí he exagerado un poco), pensando en el ridículo que haría si ahora se declarase un incendio.
-Qué vamos a hacer?
No te jode! Un cunnilingus, si te parece! (Eso lo pensé, no soy tan borde) He venido a depilarme, recuerdas? Medias piernas y brasileñas. No, no, caribeñas. Ay, qué lío (siempre me lío), tú vete quitando, ya te aviso yo.
Y me da conversación. Perdona bonita, pero prefiero que me des un Valium o Morfina. Que qué calor (o qué frío, también me depilo en invierno), que ya tenemos aquí las vacaciones, que estira aquí y respira hondo…
Y me pregunto si merece la pena, y me arrepiento. Tarde. Demasiado tarde. Y me acuerdo del momento en el que paría (una de las veces que parí), que pensaba: Pues mira, ahora no me apetece quedarme embarazada, que se detengan las contracciones y me receten la píldora.
Pues lo mismo, pero sin bebé.
El vino exquisito.

De hablar claro. Habrá lío?

Estándar

antigua-publicidad-cafe-nescafe

Hombres:
Cuando tengáis una cita con una mujer, si no es mucha molestia, dejad claro si va a haber sexo o no, que una no se va depilando para luego no lucirlo. Que es caro, doloroso y una pérdida de tiempo, y si vamos a tomar un café o una copa y luego nada más, pues nos evitamos el trance.
-MariCarmen, cuánto tiempo! Tenemos que tomarnos un café y nos ponemos al día, pero nada más, me tocan los niños este fin de semana.
Y yo ya me hago a la idea, que mis braguitas sexis son muy incómodas y las tengo que lavar a mano con Norit, entonces me pongo las del montón de la derecha, las aburridas.
-MariCarmen, un café?
-Genial, dónde quedamos? A qué hora te va bien?
-Tengo cápsulas “Volluto Decaffeinato” que me caducarán en el armario. Te apetece?
Y entonces yo ya elijo.
Elijo qué ropa me pongo, qué cuento chino le explico a mis Minis Neurasténicos, hasta dónde me depilo… esas cosas.
Os podéis hacer una idea de las veces que he ido con expectativas a una cita y luego sólo hemos hablado? Que hablar está muy bien, pero aprended a leer entre líneas:
-Buf! Como me beba otro gintónic no respondo, eh?
-No tengo ni pizca de sueño, podría estar toda la noche en vela.
Hace falta que os regalemos un manual?

De la anarquía que reina en mis cajones

Estándar

airplane-women-work-660x350

El caos de la caja de herramientas de mi casa es comparable al caos del cajón de mis cuchillos. Buscar algo dentro es aventurarse a cortarse un dedo con el jamonero o atornillarse accidentalmente una tuerca. Lee el resto de esta entrada

De mi Kit de Supervivencia

Estándar

Woman's Secret Me acabo de comprar un neceser muy cuqui de Women’s Secret, ahí cabe todo lo que antes iba esparcido alegremente dentro de mi bolso. Le llamo “Mi kit de supervivencia”, y aunque lleva en mi vida hace relativamente poco, Lee el resto de esta entrada

De mi cita de hoy (qué nervios…)

Estándar

Tengo una cita. Les he dicho a mis hijos que no me esperen para comer, que tengo lío, que qué inoportuno el inventario y a ver a qué hora llego. Por una oreja les ha entrado y por la otra les ha salido.
No he dormido nada bien esta noche, así que tendré que tirar de maquillaje y café más que de costumbre, y como hemos quedado en un pueblo ideal de la muerte, súper romántico pero a treinta quilómetros de mi casa, temo quedarme dormida en el tren y terminar en Portbou, con el viento que hace en Portbou! Lee el resto de esta entrada

De Eli y su frenesí amoroso.

Estándar

vudu
Mi amiga Elisa es la bomba.
De Hiroshima.
Elisa Vilablanca y yo estudiamos en el mismo colegio religioso de mierda. Ella le sacó provecho y yo me descarrié en cuanto vi el mundo que había fuera, ella continúa yendo los Domingos a misa de una y yo ni siquiera recuerdo el PadreNuestro, que parece ser que hace unos años lo cambiaron y lo adaptaron a los nuevos tiempos. Lee el resto de esta entrada

De mi mejor ropa (interior y exterior) andrajosa

Estándar
att001941

Decálogo de la mujer perfecta

Acabo de llegar a casa y me he tirado a la ducha en plancha para que no me quiten la vez, que estos minis neurasténicos míos son unos trepas.
No hay gozo más grande que ponerte esos trapillos de “estar por casa” después de una sesión de ducha con música a todo volumen mientras desde fuera te gritan: Lee el resto de esta entrada