De las comidas encima de la cama de un hotel

Estándar
bacanal-romana

Bacanal romana

Cuando salí de trabajar ya lo tenía todo preparado y sólo tuve que conducir unos kilómetros hasta ese hotel donde ya me esperaba adormilado. -Joder, tampoco he tardado tanto! Si quieres me voy y continúas la siesta, eh? Es broma, es broma…-

Los picnics más divertidos que se hacen son en la cama, es lo segundo más erótico que he hecho últimamente ahí. Encima de ella, no dentro, comer dentro de la cama es de enfermos.Y no hablo de picotear galletas o cacahuetes mientra ves Modern Family por la noche, digo comer al mediodía, y en lugar de unas lentejas o una paella, que es poco elegante, algo más cómodo que puedas zampar con los dedos, con las sábanas revueltas y sentados con las piernas cruzadas como los indios Sioux mirando el móvil porque las últimas dos horas has perdido la noción del tiempo.
Y entonces las sábanas son el mantel, bebes agua a morro, total, será por babas… rebuscas en una bolsa de papel lleno de migajas de hojaldre el pedazo que te toca y echas de menos una copa de vino, pero si bebieras vino ya no podrías volver a casa conduciendo. Bueno sí, pero cuándo y cómo? Es más… después de cuántos días de cárcel?
– Mmmm… no tienes hambre?- le pregunté mientras le pellizcaba las mejillas- He traído unas empanadas y unas pizzas que quitan er sentío!
– Más tarde, déjame que…
– No! Ahora!- le tuve que hacer la cobra- Tenemos que recuperar fuerzas. “TIENES” que recuperar fuerzas. Y si te desmayas? No me veo llamando a recepción con el aspecto que tengo ahora.
A ver: Por qué los hombres no nos avisan de los chorretones de rímmel que nos corren ojos abajo después de un revolcón? Me había mirado al espejo y había visto una imagen que me recordaba a mí misma saliendo del agua en aquella playa de Lloret un día que no me había desmaquillado, y le grité desde el baño:
– Cabrón! Avísame del careto que tengo, joder! Soy un oso panda, qué vergüenza!
Y dejé una de esas toallas blancas inmaculadas como si se hubiera secado el sudor un minero del pozo María Luisa.
Y me marché de puntillas media hora después, zapatos en mano para que no se despertara.

Anuncios

Acerca de MariCarmen

Una superviviente en un mundo de hombres (qué ilusión, siempre quise decir esto) Madre, hija, hermana, esposa... de hombres. Cuando llega una nueva mujer a mi vida me siento un poco más liberada de la presión. Si hasta los gatos de papá son chicos! A ver qué sale de aquí. Todos los datos son estrictamente reales salvo algunos, siempre hablaré en primera persona salvo alguna vez y nunca mentiré, exageraré o fantasearé salvo en contadas ocasiones. Algún secreto puede salir maquillado como literatura y alguna experiencia que me apunte como personal puede no serlo. No lo desvelaré jamás, a no ser que me emborraches y me jures amor eterno. Los nombres de las terceras personas no son siempre reales. Las terceras personas no son siempre reales.

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s