De mi cita de hoy (qué nervios…)

Estándar

Tengo una cita. Les he dicho a mis hijos que no me esperen para comer, que tengo lío, que qué inoportuno el inventario y a ver a qué hora llego. Por una oreja les ha entrado y por la otra les ha salido.
No he dormido nada bien esta noche, así que tendré que tirar de maquillaje y café más que de costumbre, y como hemos quedado en un pueblo ideal de la muerte, súper romántico pero a treinta quilómetros de mi casa, temo quedarme dormida en el tren y terminar en Portbou, con el viento que hace en Portbou! Ya he puesto en antecedentes a mi amiga/confidente, y si la necesito la llamaré para que me sirva de excitante, quiero decir con una conversación pura y casta sobre sus clientes o mis neuras, y si la aburro que se joda, son cosas de la vida, que se hubiera buscado una amiga menos brasas.
No sabía nada de Juanjo desde hacía meses y hace dos días me hizo una llamada perdida, como las que me hacía antes. Será imbécil? Como pensé que se había equivocado no le hice caso. Me volvió a llamar y le volví a ignorar. Sí, es imbécil, cómo se le ocurre hacerme una perdida después de tanto tiempo? Como vió que no le contestaba, me envió un WhatApp desde su teléfono oficial. Me olvidaba comentar que tiene un teléfono sólo para mí, y aunque pueda sonar muy exclusivo, no lo es, lo tiene desde que le llamé un día y me lo cogió su mujer. Qué marronazo! La pobre se creyó mi historia, que era la mujer de Manuel (me tenía en su agenda con ese nombre), un compañero de trabajo de SU Juanjo  y le llamaba para decirle que no iría a trabajar porque le operaban de amígdalas. Qué quieres! Así en frío no se me ocurrió otra cosa, era o eso o entrar en pánico y empezar a gritar como una perturbada.
Juanjo: Hola mi amor como estas hace tiempo que no hablamos tengo ganas de verte. (Así, sin sus acentos ni sus comas)
Me hice un poco la dura, contesté a los tres minutos. Ya he dicho que me había hecho UN POCO la dura.
Yo: Si eres tu mujer yo no conozco de nada a tu marido. Si eres tú, hola, aún estoy esperando que me llames el día de mi cumple (sí, además de neurasténica soy rencorosa)
Juanjo: No te cabrees, que sabes que me pone.
Yo: Mira gilipollas, estás a esto de meter la pata hasta el corvejón, así que si quieres algo me lo dices, si no, adiós (que no cuelgue, que no cuelgue)
Juanjo: Tengo ganas de verte.
Yo: Y yo de coger vacaciones.
Juanjo: Nos vemos? re imvoto a comer (aquí se lió, pobre… es tan de liarse…)
Yo: Dónde y cuándo (le tenía que haber preguntado para qué, aunque los hombres son tan previsibles…)
Juanjo: Pasado mañana estaré en Torredembarra, podemos comer en aquel restaurante de El Roc de Sant Gaietà. Nuestro rincón.
Yo: Joder, no puede ser más cerca? No tengo coche.
Juanjo: Por favor.
Yo: Venga va! Salgo a las dos. A ver qué tren cojo y a qué hora llego.
Juanjo: Cuando salgas me llamas. Tengo una sorpresa.
Y así estoy, que me he puesto hasta nerviosa. Pensaba que le había olvidado y no, soy una blanda, que hasta fui ayer a hacerme una depilación exprés, por si acaso, y me pinté las uñas de color rojo. Le encanta el color rojo, y mi chaqueta tejana, dice que le recuerda al día que nos conocimos (allá por el Neolítico). Por Dios Bendito! A mí me cuesta recordar el último día que nos vimos y él se acuerda de la ropa que llevaba el primer día!
Ahora voy a salir de casa con todo mi arsenal de pasar el día fuera, ya hablaré en otro post de los cachivaches que necesito, de mi “Kit de Supervivencia”. Supongo que el día se me hará eterno y me dolerá la tripa media hora antes de coger el tren, me pasa siempre que no controlo mis emociones.
Una sorpresa? Se habrá cambiado otra vez el coche. Hombres…

Anuncios

Acerca de MariCarmen

Una superviviente en un mundo de hombres (qué ilusión, siempre quise decir esto) Madre, hija, hermana, esposa... de hombres. Cuando llega una nueva mujer a mi vida me siento un poco más liberada de la presión. Si hasta los gatos de papá son chicos! A ver qué sale de aquí. Todos los datos son estrictamente reales salvo algunos, siempre hablaré en primera persona salvo alguna vez y nunca mentiré, exageraré o fantasearé salvo en contadas ocasiones. Algún secreto puede salir maquillado como literatura y alguna experiencia que me apunte como personal puede no serlo. No lo desvelaré jamás, a no ser que me emborraches y me jures amor eterno. Los nombres de las terceras personas no son siempre reales. Las terceras personas no son siempre reales.

»

  1. Tener a un “Juanjo” tres minutos esperando al teléfono una contestación es de ser muy dura!!! jjajjaj pero tu sabes lo largo que se hace eso con la oreja pegada al aparato????? uy uy uy …yo no digo nada pero esto tiene un final…..un final de fueguitos y eso…jajjajjjaja
    Anda corre no te entretengo que pierdes el tren…mis besos te alcanzan por el camino…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s