De ese bebé que te patea el hígado

Estándar

savon

Acabas de confirmar tu embarazo y te aseguro que no sabes dónde te has metido, maja. Te has subido en una montaña rusa que no parará de dar vueltas y hacer loopings jamás, ni para que te bajes a vomitar.
Confirmas tus sospechas de que eso va en serio cuando te dan un rodillazo en el hígado desde dentro, y ya no tienes dudadas de ello, cuando te apoyas el mando de la TV en la tripa y se mueve solo.
Después de esperar y esperar llegó el momento. Alguien que no eres tú ha decidido que te tienes que ir a toda leche al hospital, ahora que dormías tus dos horas seguidas de la noche y soñabas que llevabas esos tejanos que crees que jamás te pondrás (y no te los pondrás, cuando te quepan habrán pasado de moda y se volverá a llevar la pata de elefante) Ya puedes ir acostumbrándote, bonita, ese hijo tuyo ha aprendido pronto a mangonearte.
Después de un tiempo indefinido y de unos detalles que omitiré, tienes encima tuyo a un bebé que te parece más feo y más húmedo de lo que te habías imaginado, y la culpa de ello la tienen las revistas de bebés rosaditos y mofletudos que sonríen a cámara. Y ya sabe llorar! Mira que listo! Sabrá pedir cosas también?
Si todo va bien a los dos o tres días te mandan a casa. Perdona? No puedo quedarme un poquito más? Digamos… ocho meses, hasta que coma sólido y variado, además aquí tengo todo lo que necesito. No? Pues para casa, qué le vamos a hacer.
Lo primero que haces es enseñarle su habitación poniendo voz de Teletubbie
-Y esta es la habitacioncita de mi bebecito bonito que me lo como!
Y el baño, el baño! Si le vas a tener que limpiar el culo los próximos dos años como poco! Qué le importará a un bebé de 72 horas tu cuarto de baño! Ni la cocina! No te esfuerces, ni siquiera está despierto cuando haces el tour.
Y entre pitos y flautas, chupetes y pañales, cochecitos y bicis, biberones y botellón, se plantan en 18 años y son ellos los que le hacen la excursión turística por vuestra casa a su novia. Con voz de Teletubbie, lo juro.

Anuncios

Acerca de MariCarmen

Una superviviente en un mundo de hombres (qué ilusión, siempre quise decir esto) Madre, hija, hermana, esposa... de hombres. Cuando llega una nueva mujer a mi vida me siento un poco más liberada de la presión. Si hasta los gatos de papá son chicos! A ver qué sale de aquí. Todos los datos son estrictamente reales salvo algunos, siempre hablaré en primera persona salvo alguna vez y nunca mentiré, exageraré o fantasearé salvo en contadas ocasiones. Algún secreto puede salir maquillado como literatura y alguna experiencia que me apunte como personal puede no serlo. No lo desvelaré jamás, a no ser que me emborraches y me jures amor eterno. Los nombres de las terceras personas no son siempre reales. Las terceras personas no son siempre reales.

»

  1. Jajaja…. que artículo tan cruel!!! Se te ha olvidado contarnos la cara de la mamá cuando el niño le enseña la casa a la niña……..
    Y también el fin de semana… Hija que me tienes en un sin vivir… ¿ que hiciste al final con las bragas? Jajajaja=)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s