Lo que ocurra en Las Vegas…

Estándar

Algún día viajaré a Las Vegas contigo, cuando seamos unas venerables ancianas (venerable anciana significa vieja verde, no?) con $ 10.000,00 en la maleta para fundir. Porque no hay otra opción que fundirlos, no sé jugar a nada de lo que se juega en un casino.
La ruleta sé que gira, tiene numeritos de dos colores, se le tira una bolita y donde caiga, pues eso, el numerito es el ganador.
Al Blackjack se juega con cartas. Pero con esas que tienen corazones, tréboles y otros dibujitos. Hasta ahí.
Máquinas tragaperras para echar moneditas y que se queden ahí dentro por siempre jamás. Siempre he pensado que van a parar directamente a Fort Knox, bobadas mías, que soy muy malpensada.
Comeremos cochinadas de buffets libres y McDonald’s y después nos montaremos en esa montaña rusa tan famosa y vomitaremos al bajarnos. Beberemos alcohol hasta caernos de culo y piropearemos a los botones, crupiers y recepcionistas guapos hasta que nos echen de los locales. Veremos el espectáculo de las fuentes del Hotel Bellaggio y vocearemos: ¡La fuente Luminosa de Salou mola más! Haremos excursiones al Gran Cañón y gritaré el nombre del conductor del autobús para que el eco lo repita y nos mearemos de risa con la cara que pondrá el pobre hombre, un cincuentón calvo con una camisa sudada azul marino. Jamás sabremos qué refunfuñará, nuestro inglés es de trapillo.
Luego cuando ya no nos quede dinero, volveremos a casa con el hígado latiendo y siete quilos de más, con una tiara de diamantes falsos en la maleta y ochocientas cincuenta fotos en la cámara, de las cuales quinientas quince serán selfies de esos en las que salimos tan horribles.
Lo prometo.

Anuncios

Acerca de MariCarmen

Una superviviente en un mundo de hombres (qué ilusión, siempre quise decir esto) Madre, hija, hermana, esposa... de hombres. Cuando llega una nueva mujer a mi vida me siento un poco más liberada de la presión. Si hasta los gatos de papá son chicos! A ver qué sale de aquí. Todos los datos son estrictamente reales salvo algunos, siempre hablaré en primera persona salvo alguna vez y nunca mentiré, exageraré o fantasearé salvo en contadas ocasiones. Algún secreto puede salir maquillado como literatura y alguna experiencia que me apunte como personal puede no serlo. No lo desvelaré jamás, a no ser que me emborraches y me jures amor eterno. Los nombres de las terceras personas no son siempre reales. Las terceras personas no son siempre reales.

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s