Archivos diarios: 5 enero, 2015

De la (im)perfección de mi cuerpo

Estándar

Scarlett8

Siempre he envidiado esos hoyuelos tan graciosos que tienen algunas personas en las mejillas. Pues bien, Dios me ha bendecido con ellos. Con varios, de hecho, y en las nalgas, se les llama despectivamente celulitis. Para armonizar el conjunto también tengo rollitos  en la cintura como esculpidos por las dignas manos de un digno escultor… digamos por ejemplo… Miguel Ángel, que sobresalen cuando me pongo unos tejanos ajustados y cuando me siento. Y todo esto bajo la atenta mirada de unas tetas que empiezan a perder la paciencia esperando una cirugía que las prometí, porque se lo merecen y porque ellas lo valen. Porque están hartas de ser los tocinillos de cielo que anuncian los baches cuando voy en coche o los traqueteos de la Stampida de Port Aventura.

Por fin tengo un cuerpo perfecto. Estaba harta de la  juventud de los treintaitantos años, cuando no tienes edad para parecer mayor, para la imperfección de las arrugas ni de las flaccideces. Ahora sí. Ahora me lo puedo permitir. Estoy en esa línea donde la edad importa menos, tierra de nadie, donde cabemos todas: Los pivonazos que aparentan treinta y ocho (o eso se creen ellas), los andrajos que aparentan sesenta (en el mejor de los casos) y nosotras, las que pasamos desapercibidas. De las que nadie habla, a las que nadie mira porque nadie las ve. Ya me mirarán cuando tenga ochenta años y un culo de veinticinco, rehabilitado por el mejor cirujano plástico, fumando como una cabaretera y conduciendo un descapotable que me compraré a plazos. De momento, dejadme disfrutar de mis miserias perfectamente colocadas.

El cuerpo, si se le trata bien, puede durar toda la vida. Noel Clarasó.
Anuncios